3,50 

Si se desean experiencias más fuertes, la aceituna partida es el producto ideal. Aceitunas verdes, que se rompen una a una para que expulsen el amargor inicial y se maceran en agua, sal, hinojo y pimientos picantes verdes, alcanzando una explosión de sabores en boca. En Mallorca, esta aceituna es la primera que se recolecta en la Sierra de Tramuntana y la primera que se consume, justo cuando empieza el invierno y se necesita estimular los sentidos ante la llegada de los primeros fríos.