Log in
Un mar de procesos

Un mar de procesos


Nuestras aceitunas llegan a nuestra almazara en un tiempo récord gracias a un avanzado proceso de recolección mecánico que evita su contacto con el suelo y minimiza su oxidación. Tras su clasificación en función de su variedad, grado de maduración y estado santitario las olivas son limpiadas, lavadas y pesadas para su inmediata molturación.

Utilizamos 8,5 kg de aceituna para hacer un litro de aceite, mientras que en un proceso normal 4,5 kg serían suficientes..

La molienda se realiza en un molino de última generación donde trituramos y rompemos la estructura de la aceituna sin deshuesarla para liberar la parte líquida y separarla de la masa mediante el batido en frío y sin adición de agua, a unos 20ºC. De esta forma garantizamos los compuestos aromáticos y controlamos los procesos de oxidación.

La pasta resultante de estos dos procesos originará el futuro aceite que separamos mediante una centrifugadora al vacío que gira a gran velocidad.

Una vez decantado, el aceite reposa en nuestra bodega, en depósitos de acero inoxidable en atmósfera inerte y a una temperatura constante que oscila entre los 18ºC y 20ºC para lograr una óptima maduración, antes de su envasado y comercialización. La calidad de un buen aceite de oliva reside principalmente en el rápido procesamiento de los frutos. Por ello hemos incorporado la tecnología más avanzada en todos los procesos de elaboración de nuestros aceites para que conserven todos sus matices y la singularidad que le otorga la isla de Mallorca.

Log in or Sign up